Utilizamos "cookies" propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad personalizada a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración Aceptar

Musculatura predominante en un corredor

Pin
Musculatura principa de un runner

Musculatura predominante en un corredor

A la hora de correr, es lógico pensar que los músculos más importantes son los de las piernas pero incluso en las piernas hay algunos más importantes que otros. Sin embargo correr no depende sólo de un músculo sino de varios músculos que trabajen conjuntamente.

¿Tienes claro cuáles son los músculos que intervienen y trabajan a la hora de correr, y en que medida trabajan unos y otros?

La principal diferencia entre correr y caminar es que durante la carrera hay momentos donde ninguno de los pies está en contacto con el suelo. Y para conseguir esto es necesario moverse rápido y con fuerza, principalmente con los músculos de la pantorrilla: el gemelo y el sóleo. Estos dos músculos son fundamentales a la hora de correr porque de ellos depende que nos despeguemos del suelo. Pero no son los únicos importantes.

Cuando corremos, nuestros pasos pueden ser más o menos largos pero hay dos maneras de conseguirlo. Si utilizamos principalmente los músculos delanteros (el psoas y el cuádriceps),lanzaremos la pierna hacia delante y tendremos un paso muy largo que impactará con el suelo muy por delante de nuestro centro de gravedad. Si, por el contrario, utilizamos los músculos posteriores (el glúteo mayor y los isquiotibiales) conseguiremos propulsar nuestro cuerpo hacia delante y conseguiremos un paso largo que impactará con el suelo justo debajo de nuestro centro de gravedad.

¿Cuál de los dos métodos es mejor? La verdad es que con ambos podemos conseguir velocidades similares pero uno es más lesivo que el otro. Si nuestro pie choca con el suelo por delante de nuestro centro de gravedad, seguramente lo hará con el talón y con la rodilla en extensión completa. Esta manera de pisar el suelo es muy traumática para las articulaciones (sobre todo para la rodilla pero también para la cadera) y con el paso de los kilómetros puede llevarnos muchos problemas. Si, por el contrario, nuestro choque con el suelo es debajo de nuestro centro de gravedad, quizá se hará con el talón (quizá no) pero sin duda se hará con la rodilla un poco flexionada y eso es mucho mejor para nuestras articulaciones.

Por lo tanto, a parte de los músculos gemelo y sóleo, los otros más importantes a la hora de correr son el glúteo mayor y los isquiotibiales. Pero de nada sirve saber que estos son los importantes si no sabemos cómo testarlos. Por lo tanto, atento al siguiente ejercicio. Busca unas escaleras muy largas e intenta subirlas de dos en dos. ¿Puedes? Si eres capaz de subir muchos escalones seguidos de dos en dos, tus músculos importantes están en buena forma. ¿Y de tres en tres? 

Por otra parte existen dos grupos musculares muy importantes a la hora de correr, y que son los grandes olvidados por los runners más de lo deseado. 

1. Los músculos de la cadera tienen  la función básica de mantener a la cadera estable, alineada y garantizar los 4 movimientos básicos de la cadera:

Flexión

Extensión

Abducción

Adducción

Si bien todos intervienen en nuestros movimientos cuando corremos, podemos decir que los principales son: los glúteos (mayor, medio y menor), periforme, iliopsoas (grupo de músculos que incluye el psoas mayor y el ilíaco). 

Además de provocar falta de estabilidad de la cadera, unos músculos débiles han sido asociados a mayor riesgo de lesiones en miembros inferiores como el síndrome de la banda iliotibial o tendinitis rotuliana,

Otra gran falla de la mayoría de los corredores es la falta de realización de estiramientos en la zona, lo que suele generar lesiones como el síndrome del piriforme u otras lesiones que se inician como consecuencia de la tensión provocada en la los músculos de la cadera.

2. Músculos del pie. Dependiendo de su origen o inserción próximas, los músculos del pie se denominan intrínsecos y extrínsecos.

Son músculos intrínsecos aquellos que tienen origen y terminación en el mismo pié y son los que consiguen los movimientos de los dedos: flexión, extensión, abducción y aducción.

Los músculos extrínsecos son aquellos que se originan en la pierna y  son los encargados del movimiento de tobillo y pie. Aunque están en la pierna, ejercen su tracción tirando de las inserciones óseas de tobillo y pie. Consiguen los movimientos de flexión dorsal, flexión plantar, inversión y eversión del pie.

 


 

Running Carlos Souviron

Running Carlos Souviron

noticias 51 RANK 2
lecturas 2,510 RANK 3
Más noticias del autor

Follow BeCrowd on Facebook