noscript image

La electroestimulación para runners

Pin Electroestimulación para runners
Electroestimulación para runners

La electroestimulación para runners

En el mercado existen varios modelos diseñados para ser usados en casa con programas ya definidos según el objetivo que se persiga. Persigue dos objetivos: la recuperación de una lesión y ser parte del entrenamiento

En el año 1971, el fisiólogo ruso Yakov Kots publicó un artículo en el que afirmaba que la corriente de electroestimulación que él inventó conseguía unas mejoras de entre el 30 y el 40% de la fuerza del atleta con sólo cinco semanas de tratamiento. Pero durante los años siguientes, muchos investigadores han intentado duplicar ese experimento y nunca han conseguido los mismos resultados.

A día de hoy todos sabemos lo que es un electroestimulador y en el mercado existen una gran variedad de ellos. La mayoría están diseñados para ser utilizados en casa sin riesgos para el paciente y con programas ya definidos en función del tratamiento que queramos conseguir:muscular, reducir el dolor, rebajar una inflamación, recuperar las piernas, etc. Pero no siempre fue así.

El caso es que los usos de la electroterapia son múltiples y la electroestimulación es sólo una pequeña parte de todo el abanico de posibilidades. Si bien el tratamiento del dolor ha estado muy estudiado con esta técnica y se sabe con ciertas garantías qué corrientes se pueden usar para tratar según qué tipo de dolor, la teoría de la electroestimulación no concuerda del todo con los resultados conseguidos en la práctica. Pero vamos por pasos y separemos la electroestimulación en dos grandes apartados: la recuperación de una lesión y la electroestimulación como parte del entrenamiento.

La recuperación de una lesión

Si hemos sufrido una lesión que nos ha imposibilitado correr durante unas semanas o, peor aún, si hemos tenido alguna parte de nuestro cuerpo inmovilizada, nuestra musculatura habrá sufrido atrofia en mayor o menor medida.  

La electroestimulación permite trabajar la musculatura de manera estática (isométrica), algo muy recomendable en estas primeras sesiones después de la inmovilización. Dependiendo del programa elegido, la corriente durará un mínimo de tres segundos y puede incluso llegar hasta diez, con su correspondiente reposo de veinte segundos o más. Y la intensidad la marcará la tolerancia del paciente. Estas sesiones de electroestimulación se pueden realizar de manera diaria siempre que el paciente soporte la carga de trabajo y, a medida que el tratamiento avanza, la aplicación de la corriente variará incluyendo más grados de flexión de la rodilla hasta aplicar las corrientes con una flexión de 90º e incluso aplicándolas en combinación con algún ejercicio de fuerza como las sentadillas.

La electroestimulación como parte del entrenamiento

La mayoría de estudios sobre el uso de las corrientes en el entrenamiento de fuerza no se han hecho con corredores. Son más habituales en futbolistas y en saltadores o en levantadores de pesas, donde los valores de fuerza máxima o fuerza explosiva se convierten en vitales. Pero en los corredores de fondo, donde la fuerza  resistencia y la fuerza reactiva son las importantes, hay muy poco conocimiento sobre su utilidad.

Algunas teorías indican que el beneficio que puede tener la electroestimulación es la posibilidad de contraer más fibras musculares que en una contracción voluntaria pero, por otro lado, la estimulación va directamente a las motoneuronas del músculo sin pasar por la médula espinal y no queda claro que este aumento de fuerza pueda ser utilizado en las posteriores contracciones voluntarias (que sí pasan por la médula espinal).

En todo caso, la electroestimulación se usa como método de entrenamiento y quizá sí consigue mejoras en el rendimiento aunque no se sepa todavía porqué. La aplicación más habitual suele ser de manera estática como en la recuperación de una lesión pero parece mucho más efectiva de manera dinámica.

Del mismo modo que en el gimnasio no entrenamos las sentadillas de manera estática, tampoco deberíamos entrenar la electroestimulación parados. Si utilizamos un programa que contraiga nuestra musculatura durante tres o cuatro segundos y luego nos deje descanso, podemos utilizar estos segundo de trabajo para hacer una sentadilla y así sumar los efectos de la sentadilla a los de la corriente.

Al principio debes andarte con cuidado tanto con la intensidad como con la técnica porque los efectos de la corriente se suman a la contracción que tú hagas y esto te puede despistar, aunque difícilmente te harás daño si lo haces de manera progresiva.

 

Running Carlos Souviron

Running Carlos Souviron

noticias 51 RANK 2
lecturas 2,690 RANK 3
Más noticias del autor

Follow BeCrowd on Facebook